General

Frantic

Creo que es el término apropiado para definir estos días. Todo empezó el Martes 28 de Febrero con la inminencia de la llegada de David (damog) a Venezuela. Luego de un viajecito de 4 horas y media con Mexicana (con quienes viajaré en Mayo al Debconf), David llegó al Aeropuerto Inteacional de Maiquetía Simón Bolívar, que sirve a la ciudad de Caracas.

Manuel (mannyto) se había ofrecido el día anterior a bajar a buscarlo, así que me acerqué por su casa (cerca del Metro de Agua Salud) a eso de las muy temprano en la mañana y bajamos en Enriqueta al Aeropuerto. Allá nos encontramos con Ana (anubis) que había pasado la noche en el Eurobuilding Express del Aeropuerto.

Con el chilango en la maleta del carro, nos movimos a hacer el checkout de los muchachos en el hotel y nos lanzamos directo a Caracas. Por cierto, en este período de tiempo usé la vía altea tres veces, las tres con muchísimo éxito. Solo encontré un poco de tráfico viajando hacia Mérida (ver más adelante) y llegando a Caracas nos lanzamos al restaurant criollo que queda enfrente de El Tolón.

Allí David tuvo su primera experiencia gastronómica caraqueña (creo que en Maracaibo solo había comido patacones, arepas y hamburguesas) con una cachapa de peil. Yo comi de jamón y queso y, a decir verdad, estaban demasiado grandes y grasosas, y no me cayeron muy bien. Se empezaba a perfilar una semana de malestares de todo tipo.

El resto del día hicimos actividades varias y yo dejé a Ana con David en el CCCT. Sé que fueron a la 4D, al Tolón, a Sabana Grande y finalmente David me llamó para pedirme que lo fuera a buscar a la Plaza Ibarra, que estaba perdido. Nos encontramos a la altura del Hotel Beethoven.

Al día siguiente, David tuvo su primer día de trabajo en Merkurio, estuvimos en la oficina todo el día, yo estuve recuperando unas máquinas con Etch que se habían quedado pegadas (después descubrí que no habían actualizado el keel de 2.6.8 y udev no funciona con ese keel y además se había instalado zeroconf)

Durante el día, Héctor Colina estuvo contactándome para confirmar la asistencia de David y mía al evento de Fundacite Mérida. Al final le confirmamos y estuve todo el resto de la tarde tratando de comunicarme con Santa Bárbara Airlines, quienes no me atendían en el callcenter (clever)

Nos levantamos a las cuatro de la mañana del Jueves para bajar al Aeropuerto con la incertidumbre de los boletos. Mi padre nos dió la cola hasta Parque Central y agarramos los autobuses de la UCAM hasta el Aeropuerto. Allí, afortunadamente, conseguimos pasaje en el primer vuelo de Santa Bárbara, como a las 7 y 50 de la mañana. El ticket me costó 300K, solo ida.

Nos encontramos con la gente de PDVSA y con Sandra Parra, mi jefa del SAPI en la sala de espera y viajamos con ellos en el mismo vuelo. De ahí en adelante, recuerdo que David y yo llegamos a Mérida y sacamos las maletas (yo me llevé la mochila de Europa, casi vacía, y David se llevó la mitad de sus maletas.

El evento de Fundacite sobre Proyectos Nacionales de Desarrollo de Software Libre fue excelente, como se esperaba de Fundacite Mérida. Organización, disposición al trabajo y muchísima inclusión. Desde este humilde blog, quiero felicitar a Fundacite Mérida por su honrado trabajo en pro de la difusión y mejoramiento del Software Libre.

Yo, sin embargo, caí destruído por una virosis que aún me aqueja. El buen Francisco Palm me llevó a comprar un Teragrip de día a una farmacia al lado del Hotel, pero no hizo mucho efecto. Después de la apertura del evento, fuimos a comer a la Plaza Sucre y me empecé a sentir muy mal. Me excusé con los muchachos y me fui a la habitación, que Fundacite nos consiguió en las Residencias Pi, un sitio que nunca se me olvidará.

Las Residencias Pi están en una quinta ubicada en el sector Santa María Norte de la ciudad, cerca del Parque Beethoven. Está atendida por la Señora Dora, una persona muy… merideña. Atenta y preocupada aunque con la desconfianza que los caracteriza, fue muy bueno compartir la casa con ella. Allí Fundacite ha instalado un Access Point inalámbrico en toda la Residencia, y mi habitación quedaba en el primer piso.

Solo bajé mis correos en la Palm (mi laptop se declaró oficialmente en desobediencia civil) y me metí bajo las sábanas, cobijas, abrigos, suéteres y demás con unos escalofríos destructores. Me levanté a las horas, sudando una fiebre altísima. Un té de algo como frailejón, con un Teragrip de noche y agua me ayudó a pasar la noche. Al día siguiente me levanté indispuesto pero al mediodía salí de la cama para ir al evento.

Allá llegué mientras todos estaban aún almorzando, así que me puse simplemente a ver las instalaciones del evento: el hotel Prado Río. Un sitio bastante bonito, con una excelente atención, céntrico y con una vista a la montaña bastante agradable. Quisiera pasar un fin de semana ahí cuando pueda tomarme unas vacaciones. En esta ocasión, sin embargo, la pasé enfermo o trabajando, a pesar de lo que opine Victor Pérez Pereira en la lista organizativa de VELUG.

Mientras tanto, por cierto, se desarrollaron interesantes eventos en las Elecciones de VELUG: tres de los miembros de la Comisión Electoral (que nunca entiendo porque habían cuatro si eramos tres y uno no es socio…) le dieron la espalda a la Comunidad y no reconocieron que no hay planchas inscritas para las Elecciones, una vez cumplidos los plazos legales para las inscripciones. De esta forma, los tres miembros emitieron un Comunicado dando una prórroga de inscripción para las planchas en las Elecciones, actuando en la total ilegalidad y además de forma incomprensible, pues la Comunidad ya no quiere seguir con tanta burocracia y politiquería. Casualmente la idea viene de Maracaibo, donde nació VELUG y donde están matando VELUG.

En el evento de Mérida se hicieron varias Mesas de Trabajo (el concepto de Mesas me da risa, porque cada quien lo interpreta a su manera; cada quien espera algo de la Mesa, y al final es una frustración individual) y yo participé al final en la de la Metadistribución Nacional (David, sin embargo, si participó en todo el evento incluyendo las peas que cogieron en las noches) como representante de SOLVE. Realmente ibamos representando a la Fundación Caribana (de la que ya hablé en otro post) pero también pertenezco a SOLVE así que intenté que al menos visualmente se equilibraran las ideas.

Voy a hablar al menos de la mesa de la Distribución y la de Seguridad, que son las que más me interesan. En la primera, el éxito fue rotundo. Ya habíamos entrado en conversaciones con la OTI/MCT, PDVSA y el CNTI, y ahora conformamos un Comité Tecnológico de Alto Nivel con CVG Edelca y el MCT a través de Fundacite, la Fundación Caribana y SOLVE: la Distribución Nacional es ahora un Proyecto País esencial para el desarrollo del Proceso de Migración.

En cuanto a Seguridad, creo que se adelantó mucho la creación de un CERT en Venezuela, una idea que apoyo completamente y de hecho me ilusiona muchísimo pues la seguridad es una de las áreas que me interesa y además coincidencialmente este semestre realicé un trabajo de análisis discursivo del CERT de la UNAM en México.

Esa tarde me fui a las Residencias Pi a continuar mi proceso de curación. Los muchachos salieron y la pasaron excelente, me alegra por ellos, yo
revisé muchos correos, vi La Hojilla y Contragolpe (es lo que se ve en esa televisión) y seguí tomando agua y durmiendo. Al día siguiente, el sábado, me levanté muchísimo mejor con más energías que descargué despertando a David y a Ana. Nos fuimos al Aeropuerto a buscar pasaje pero todo estaba agotado, así que morimos en Expresos Los Llanos en un autobus.

Pasamos el resto del día con Francisco Andrades (bigjocker) quien siempre me hace reír muchísimo cuando lo veo y pasamos un buen rato, pues tiene un humor demasiado oscuro e inteligente (y por ende, muy malo) y es una persona que sabe muchísimo y a la que respeto muchísimo. Fuimos a la Coromoto a comer helados y a dejar a Ana en el Terminal de Buses. David y yo nos fuimos a Las Heroínas a tratar de conseguir Licor de Mora pero no conseguimos nada y nos lanzamos al Terminal.

El viaje, pues bastante bueno aunque hizo muchísimo frío y pasamos mucha incertidumbre con las paradas ilegales que hizo el conductor. Un Paradiso 1800DD, no me quejo del viaje ni del ruido, estuvo todo chévere excepto eso, el frío, las paradas ilegales y un sordomudo que hacían anunciar por el altavoz. David vuelve a viajar a San Cristóbal en Expresos Flamingo este Viees, a ver como le va.

Llegamos el Domingo, que lo pasé curándome y escribiendo el Trabajo Final de la asignatura de Redacción de Informes de este semestre. Paseé a David un rato en carro por la Universidad aprovechando que fui a buscar un trabajo en casa de una compañera de clases, y en la noche salimos a comer en Burger King y a comer helado en la Frappé, una heladería que nos presentó Manuel.

El lunes, a la Universidad a entregar el trabajo y el resto de la mañana la pasé haciendo una cola en La Trinidad para sacarme el Pasaporte. Debo confesar que la cola no fue tan horrible como pensé, aunque se consumió las dos horas y media todo el proceso. Una vez que llegas a la puerta de la ONIDEX, todo es bastante rápido: te toman las huellas y luego entregas los recaudos. En 20 días te dan tu pasaporte. Vamos a ver cuanto se tarda lo mío. Por cierto no me quitaron el viejo ni me pidieron la Partida de Nacimiento.

En la tarde, llegué a última hora al cliente, justo para lanzar a David al Central Madeirense de la casa y salir por ahí en la noche. Llegué a dormir y pararme temprano al día siguiente a una reunión en el Instituto de Ingeniería, Edificio del IDEA en Tecnopolis de la Universidad Simón Bolívar. David se levantó tarde (me doy cuenta de que es un paquete para levantarlo, hay que sonarle una bocina de barco) y nos atrasamos un poco, pero al final no fue nada grave, porque todo el mundo estaba desayunando.

De ahí comimos en la Casa del Profesor de la USB, y debo decir que toda la experiencia de almuerzo fue una total basura: comida mala, atención mala, ambiente malo. De ahí nos fuimos a la Oficina a continuar unas reuniones importantes de la Fundación Caribana, y me fui a casa. David se escapó del cliente y se caminó desde La Hoyada hasta Plaza Venezuela, luego tomó Metro hasta el Sambil y se devolvió. Total dementia.

El miércoles, en la mañana reunión en el CNTI y luego al cliente, donde pasé un rato con varias cosas interesantes. Los servidores Dell están poco a poco ganándose un lugar en mi corazón, en especial con el bellísimo desarrollo del módulo megaraid y los Management Modules.

Heme aquí, entonces, a la medianoche haciendo un resumen de una semana de total locura y de vivirlo todo con demasiado rapidez. Quisiera tener más tiempo para leer y practicar las cosas que tengo pendientes y los libros que quiero leerme. Quisiera trabajar más. Quisiera sentarme a terminar mis proyectos. Pero no tengo tiempo.

Standard

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s