General

¿Cómo impactan los estándares al usuario final?

Hace dos años, un estándar de ECMA, OpenXML, estaba intentando convertirse en Inteational Standard de la ISO a través de un proceso rápido de aprobación llamado fast-track. Esta iniciativa, DIS 29500, buscaba estandarizar un formato de documentos electrónicos propuesto, principalmente, por Microsoft.

Junto a un compañero de trabajo y profesional que tengo en muy alta estima, Julio César Ortega, organizamos un par de sesiones de trabajo con otros técnicos y el Gobieo en Venezuela para tratar de entender de qué se trataba este estándar, quizás un poco perplejos por haber estado acostumbrados a utilizar el estándar ISO 26300, Open Document Format, en uso por OpenOffice.org y algunos otros productos de ofimática.

De la misma forma, en muchas partes del mundo se estaban activando grupos de personas analizando la propuesta DIS 29500 y generando una serie de observaciones sobre su contenido técnico. A nuestras manos llegó gran cantidad de esa información, que analizamos y decidimos solicitar al cuerpo de estándares local, FONDONORMA, que nos diera un derecho de palabra en la votación final sobre el estándar.

Finalmente, Venezuela decidió no aprobar DIS 29500 con una serie de comentarios, y a pesar de esto, y del voto de varios otros países entre ellos Ecuador, OpenXML se convirtió en ISO 29500.

Hace pocos días recordé un documento llamado Sobre ser escuchado y escrito por Patrick Durusau, una de las personas que nos alimentó de contenidos y observaciones sobre DIS 29500, donde cambiaba su posición recomendando que fuera aprobado; su argumento:

Reject DIS 29500? The cost of rejection is that ordinary users, govements, smaller interests, all lose a seat at the table where the next version of the Office standard is being written.

Patrick Durusau no es solo un activista de los estándares abiertos, sino que es el editor del estándar Open Document Format. Wow.

Hace dos años yo no tenía acceso a la tecnología, a la información y a la gente que me permitiera prever el futuro de DIS 29500. Y por ello de alguna manera, luego de analizar largos y tediosos textos y basándonos en nuestra experiencia previa, consideramos en ese momento que DIS 29500 no debía ser un estándar inteacional. Yo no había usado nunca Microsoft Office 2007, no existía Microsoft Office 2010, y nunca me había topado con un documento con extensión docx, por ejemplo. Y asumo que muchos otros en todo el mundo tampoco, pero desde entonces han pasado muchas cosas.

Desde entonces, se empezó a ver software (BSD License) para convertir binarios de Office a OpenXML y Microsoft decidió incorporar soporte nativo para Open Document Format en Office 2007SP2; tanto la versión de ISO, como las versiones aprobadas por OASIS. Y empezó a haber colaboración con OASIS, ayudando a que nunca más hayan problemas de interoperabilidad en ODF como el famoso problema de las fórmulas en hojas de cálculo que tantos dolores de cabeza me daban en el Laboratorio de Software Libre de EDELCA en Venezuela.

En Office 2010, el soporte nativo para ODF está mucho más pulido. Hasta la fecha yo he podido abrir y guardar ODF sin pérdida de fidelidad en documentos, ya sea que use OpenOffice.org, LibreOffice, Go-OO, IBM Lotus Symphony o el OpenOffice.org de Novell. No he probado con otras implementaciones, pero al menos no son documentos BUI (bold, underline and italics) sino cosas de la vida real.

Puedo guardar, en Office 2010, documentos OpenXML y ODF que validan contra los schema validators que están disponibles, uno de los cuales es de código abierto. Paradójicamente, algunos de estos validadores fueron escritos por gente que en 2008 también se opuso a DIS29500.

Curiosamente, un documento sencillo hecho en OpenOffice.org que guardo en Open Document Format, no valida. Sin embargo lo puedo ver sin pérdida de fidelidad en Office 2010. Al revés no siempre ocurre lo mismo, por ejemplo un documento OpenXML que valida con el estándar, no se refleja fielmente en OpenOffice.org. No quiero generalizar, pero como el título de este post, estas son las “pequeñas cosas” que hacen la diferencia para un usuario final. Al usuario final no le interesa si el namespace tiene un typo o no, aunque lo estén resolviendo, si la solución es efectiva.

¿Por qué ocurre esto? En realidad, los estándares de la industria son de adopción voluntaria. Esto significa que el estándar cubre de manera general cómo se deben hacer las cosas pero no necesariamente los detalles de implementación. Pero no tener estándares, en especial estándares abiertos y sometidos a un público muy amplio, es algo totalmente indeseable en la industria. Tampoco es bueno no tener notas de implementación. Para ambos estándares hay notas publicadas y esto parece haberle gustado a la industria, pues hoy en día Open Document Format tiene muchas implementaciones: Oracle, IBM, Novell, LibreOffice, Google, Microsoft, Zoho y OpenXML también: Altova, Datawatch, PSC, Novell y parcialmente en OpenOffice.org.

Este año fueron aprobadas las correcciones y enmiendas a OpenXML, reuniones en las que no pude participar ya que el JTC1 en Ecuador no estaba activo. Pero sí pude ver las enmiendas, porque toda esta diatriba hizo que todas las partes aumentaran su nivel de compromiso, y publicaran los documentos, a pesar de la ISO. En estas correcciones y enmiendas se han resuelto la mayoría de las observaciones técnicas que objetamos en 2008. Esto es muy importante y es un gran avance ya que significa que hay miles de ojos viendo y mejorando el estándar. También deben estar por discutirse las correcciones y enmiendas a ODF, y a ver cuando OASIS tiene a bien sacar ODF 1.2 o mejor aun ODF-Next😀

¿Hacia dónde vamos? Creo que la industria debe pensar en un formato convergente para documentos electrónicos. Ninguno de los dos estándares cubre completamente todas las posibles necesidades de la industria, de los clientes y de los gobieos. Por ejemplo, en OpenXML no se usa SVG, y en ODF hay un soporte primitivo para control de cambios, por citar dos ejemplos. Mientras se discute en foros como OASIS, ECMA o la ISO, el mundo avanza. ODF se hizo IS en 2006, OpenXML lo hizo en 2008.

Ya van dos años de eso y no veo a ISO enmendando OpenXML y ODF para siempre. Así que confío en que se camine con firmeza hacia un formato convergente basado en XML. Que las partes se entiendan. Y que el estándar que se consiga sea abierto, libre y gratuito para implementar. Esa es la clave del éxito. Ah, y que la gente pueda beneficiarse de la interoperabilidad en su día a día, y que los estándares no sigan siendo algo ajeno y lejano. No es mucho pedir.

Me alegra que hayan resultados. No había forma de preverlo en 2008, eso es muy cierto, tal y como tampoco podía prever que los Wikis corporativos estuvieran en el valle de la desilusión

Ignorance is bliss🙂

Standard

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s